¿Vamos al cole en bici?

 

Cosas que hay que tener en cuenta para ir en bici al cole.

Si a tus hijos ya no los puedes llevar en la sillita trasera, pero aún son pequeños como para ir solos en bici al cole, anímate y ve con ellos. 

En la mayoría de los casos, el cole está lo suficientemente cerca de nuestra casa como para volver a por el coche si no podemos ir en bicicleta también a trabajar, pero ahorraríamos a nuestros pequeños la sensación de estrés provocado por las segundas y terceras filas en las entradas de los colegios. Aunque sólo fuera por eso, ya merecería la pena.

Pero hay más beneficios.

al colegio en bicicleta 

El trayecto para ir al cole en bici

Sustituir el ritual de meterse en el coche, abrochar cinturones y meterese en un atasco por el placentero ritual de coger la bici e ir pedaleando unos minutos cada mañana cambiará tu estado de ánimo y el de los niños, a quienes les hará ilusión ir cada mañana a la escuela.

Hazles responsables dándoles una llave del candado, que la conserven hasta la salida. Que sean ellos quienes aparcan, candan y luego descandan su bicicleta.

Que lleven el casco si van el bici al colegio

En España es obligatorio que los menores de 16 años lleven casco. Dentro de poco también lo será para todos los menores de 18 años. Probablemente también para los adultos. A ver qué pasa con eso. De cualquier modo es una buena enseñanza para los peques. Ve a comprar un casco con ellos. Que lo elijan, que se los prueben. Ponedle pegatinas. Algo que haga destacar, y que lo cuelguen junto a su chaqueta en el cole. Serán la envidia de la clase.

Circular por aceras grandes si vas con niños en bici

No hace falta ir por la calzada hasta el colegio. Si vamos acompañando a menores de 16 años, la normativa de tráfico nos permite circular por las aceras siempre y cuando no molestemos a los peatones y vayamos  a una velocidad adecuada. Aprovecha el viaje para enseñarle algunas de las normas básicas de tráfico.

Hace un par de años, un estudio revelaba que los niños que iban en bici al colegio obtenían mejores resultados académicos que los que acudían en coche. Llegaban más despiertos, con más ganas. Con las ganas de comerse el mundo. Llena con nosotros las calles de bicis para que el mundo esté más rico y los pequeños se lo puedan comer agusto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *